Uganda
Reporte: Noviembre 2018

LA COSTOSA ELECCIÓN DE CECILIA
Cecilia aún lamentaba la muerte de su marido cuando Habib Kabunda comenzó a visitar su pequeño pueblo en Uganda. Aunque él era musulmán y ella era cristiana, Habib había sido amigo del esposo de Cecilia. Así que cuando él propuso el matrimonio, la tribu de Cecilia votó que ella debería casarse con él, y Cecilia aceptó. Sus hijos necesitaban un padre y ella no tenía medios para mantener a su familia.
Después de su matrimonio, lo que requirió que Cecilia se convirtiera al Islam, Habib se mudó a la casa con paredes de barro de Cecilia, donde tuvieron hijos juntos y finalmente se convirtieron en una familia de nueve integrantes. Habib trabajaba, Cecilia manejaba la casa y la vida parecía volver a la normalidad.

Sin embargo, a medida que pasaban los años, Cecilia se sentía cada vez más incómoda con su adoptada fe islámica. Se sentía vacía y deprimida, y las palabras de los clérigos en la mezquita no significaban nada para ella. Reconociendo que el problema era espiritual, sabía que tenía que tomar una decisión. "Me di cuenta de que tenía que detenerme allí y volver a Cristo", dijo.

Cecilia abandonó la mezquita y regresó a la iglesia, aunque ella y Habib a menudo peleaban por eso. Su fe cristiana se hizo más importante en su vida, y ella sabía que nunca regresaría al Islam.
Entonces, un día Habib fue a trabajar y nunca volvió a casa. Días después, la llamó para decirle que la estaba dejando porque ella se había vuelto cristiana.
Él le dijo que ya no podía vivir con ella y que la dejaría morir de hambre. Si bien Cecilia podría haber tomado un camino más fácil y seguir siendo una musulmana nominal, sabía que su relación con Cristo valía la pena. Ella confiaba en Dios para cuidar de su familia.
Habib nunca dijo por qué quería casarse con una viuda cristiana, pero un líder de la iglesia de Uganda dijo que se alineaba con una estrategia de conversión musulmana en Uganda. Según el líder de la iglesia, el Hermano Stephen, los musulmanes son recompensados si se casan con un cristiano, y las recompensas más altas van a aquellos que logran casarse con la hija de un pastor.

Si bien más del 80 por ciento de los ugandeses se consideran cristianos, el trabajo de los misioneros islámicos, así como los incentivos financieros y educativos, están persuadiendo a un número cada vez mayor a convertirse al Islam. En los últimos tres años, el Islam ha crecido un 7 por ciento. "Especialmente en el norte, tenemos algunas áreas donde los musulmanes están asumiendo el control", dijo el hermano Stephen.

Con siete hijos que alimentar, Cecilia nunca tuvo suficiente comida para su familia. Estaban muriendo de hambre lentamente, con sus ropas harapientas colgando de los delgados hombros.

Cecilia trató de ganar dinero extra haciendo trabajos de jardinería para otras personas, pero no era suficiente para mantener a su familia. Y aunque los amigos de la iglesia compartieron lo que pudieron, tampoco fue suficiente. Pronto, los niños tuvieron que abandonar la escuela porque Cecilia no podía pagar la colegiatura y ni siquiera podía pagar los medicamentos para tratar a su hijo menor por tifus. Además de su sufrimiento y humillación, la familia de su ex-esposo la observaba atentamente, alegrándose maliciosamente de que su fe cristiana no la salvaría de morir de hambre. Fue entonces cuando el pastor de Cecilia llamó a un obrero local de VDLM para pedir ayuda.

Al llegar a la casa de Cecilia, el obrero de VDLM estuvo profundamente triste por la situación de la familia; Era peor de lo que habría esperado. Todos en la pequeña casa de una habitación dormían sobre hojas de plátano y sacos llenos de hierba seca, los niños malnutridos a menudo recibían solo una comida al día, y la casa de barro parecía que podía colapsar sobre sus cabezas en cualquier momento.

Con el apoyo de VDLM, la familia de Cecilia ha estado mejor durante el año pasado. Ella ha podido reforzar las paredes de su casa y agregar otra habitación, y compró colchones y ropa para los niños. Además, un obrero de VDLM visitó a la familia recientemente y llevó a los niños a comprar útiles escolares, lo que les permitió usar zapatos por primera vez en sus vidas el primer día de clases.

El pastor de Cecilia y la familia de la iglesia están agradecidos por la provisión, e incluso la comunidad en general reconoce cómo la ayudan a través del cuerpo de Cristo. Un día, mientras el obrero de VDLM compraba artículos para la familia de Cecilia en el mercado local, escuchó a alguien decir: "El Señor realmente ha respondido las oraciones de esa mujer. Cuando regresó a Cristo, todos pensaron que ella moriría rápidamente. Los parientes de su esposo han estado esperando verla fallar, pero el Señor le ha dado una sonrisa ".

Aunque Cecilia ha enfrentado muchas dificultades debido a su decisión de abandonar la fe islámica de su esposo, ha confiado en Dios como su proveedor de todo. Hoy asiste a una iglesia cercana donde los cristianos locales conocen su historia y continúan apoyándola. Su pastor, un ex-musulmán, entiende por lo que ella ha pasado y es capaz de proporcionarle ánimo cuando lo necesita. Y el obrero de VDLM, que todavía visita a la familia regularmente, ha notado un cambio en su comportamiento: Cecilia ahora sonríe. "Esta es una señal de gratitud por el milagro que el Señor está haciendo en sus vidas", dijo.

Hay nueva vida en la casita de barro de Cecilia. Las paredes y el techo han sido reparados, y la familia ahora duerme en colchones con mantas y sábanas.
Cada mañana en días de la semana, los niños caminan a la escuela con sus zapatos nuevos, y cada noche oran juntos en el piso de su ahora firme y solida casa. Las cuatro paredes que no podían ocultar su miseria y humillación ahora albergan a una familia renovada por el amor de sus hermanos y hermanas en Cristo.

Foto: El hijo mayor de Cecilia, está feliz de ir a la escuela nuevamente, y los obreros de VDLM reportan una gran mejoría en la calidad de vida de la familia.