No hay comentarios todavía

Una mujer peligrosa en Birmania

Locuaz, dedicada ... y peligrosa. Esas son las palabras que se han usado para describir a “Inzali”.

Como evangelista de tiempo completo en Birmania, las conversaciones de Inzali, su trabajo y relación con la gente, todo tiene como centro el traer personas a Cristo. Desde la perspectiva de no creyentes en Birmania, oficialmente conocido como Myanmar, esto la hace ‘peligrosa’ – ella espera encontrar oposición cuando comparte el evangelio.

"Mientras más compartimos el evangelio y predicamos la palabra por todo el mundo, más problemas tendremos", ella dijo.

Inzali es parte de un grupo de aproximadamente 20 iglesias que ministran al grupo menos alcanzado en Birmania. Su iglesia es considerada como la de mayor crecimiento en el país y también tiene la mayor tasa de bautismos.

birmania

Muchos monjes budistas quieren eliminar el cristianismo en Birmania.

   
mujeresbir

Inzali y líderes de la iglesia comparten valientemente el evangelio con los no alcanzados en Birmania.

  Ocasionalmente, los cristianos son incluso asesinados debido a su fe. El 19 de enero, dos mujeres jóvenes fueron atacadas y asesinadas debido a su trabajo de evangelismo en una aldea budista. Autoridades locales les dijeron que abandonaran el área ya que no querían cristianos en la aldea. Poco después, las jóvenes fueron brutalmente violadas y asesinadas por soldados. Muchos de los que han sido llevados a Cristo por Inzali han enfrentado grandes desafíos. Algunos han sido llevados a monasterios budistas cercanos, donde son forzados a postrarse en el suelo y escuchar sermones budistas. Fotografías de cristianos “inclinándose”, son entonces usadas como propaganda para alegar que los cristianos participaron en una "ceremonia de reconversión". A cada hombre joven de la mayoría de los pueblos, le es obligatorio realizar una ceremonia budista y servir como monje. Luego de ser forzados a realizar esta ceremonia, algunos cristianos se sienten muy avergonzados como para volver a la iglesia. Cuando Inzali comparte su fe, ve la gracia de Dios trabajando entre aquellos culturalmente contrarios al evangelio.

Cuando un hombre que la había denunciado por compartir el evangelio, desarrolló una enfermedad al pulmón, confesó su pecado a Inzali esperando que ello apaciguara a su Dios. Inzali le ofreció al hombre su perdón y compartió el evangelio con él. El no había visto a un médico, así que como expresión del amor de Cristo por él, Inzali lo llevó al hospital. El hombre luego se convirtió a Cristo.

Debo compartir la verdad VDLM provee herramientas prácticas para los evangelistas en Birmania. Una herramienta importante que proveemos son motos para líderes misioneros, lo que les permite alcanzar áreas remotas en pocas horas en lugar de varios días. Además, VDLM ayuda en la reconstrucción de iglesias, provee entrenamiento y pequeñas oportunidades de negocio para plantadores de iglesias, en la reubicación de cristianos desplazados, distribuye Biblias a creyentes y provee casas seguras para nuevos creyentes que necesitan protección. Mientras sirve en el frente de batalla, Inzali vive su fe sacrificialmente. A menudo da generosamente, de su propio bolsillo, para ayudar tanto a creyentes como a no creyentes a costa de sus propias necesidades.  “Predicamos que Dios es un Dios de amor, y así debemos respaldarlo dando de nosotros mismos”, dijo. Su reputación como alguien que ayuda a los menos afortunados está ganando no creyentes y, a veces, creando una abertura en algunas de las barreras que enfrentan los cristianos. Algunos líderes budistas han enviado personas a Inzali porque han visto el poder sanador de Dios a través de sus oraciones. Mientras continúa compartiendo su fe y ayuda a “los más pequeños”, Inzali pide a los lectores de VDLM la apoyen a través de la oración: “Oren por mí, para continuar compartiendo el evangelio y que mucha gente sea salva” dijo. “Oren por los nuevos creyentes, para que crezcan fuertes en su fe. Oren para que la iglesia se multiplique”. Inzali está determinada a continuar compartiendo el evangelio sin importar las consecuencias. “El amor de Dios por todas las personas ha entrado en mi corazón”, dijo, “Conozco la verdad y debo compartirla. Si no comparto el Evangelio, mi corazón arde dentro de mí”.
birmania3

Creyentes se dirigen a la iglesia en Birmania

 

Los comentarios están cerrados.