No hay comentarios todavía

Rechazando la “Religión Lao”

Keo no estaba sorprendido por la decisión de los líderes de la aldea.

De alguna manera, él la esperaba. Keo, su esposa y sus cinco hijos se convirtieron a Cristo en el Laos comunista hace cerca de cuatro añosy se les han negado la ayuda para suplir necesidades básicas desde entonces. Más recientemente, los líderes de la aldea les han impedido acceder al sistema de agua público.

Laos es un área inestable para los cristianos debido a que el Evangelio ofende las prácticas espirituales animistas tradicionales del país. La conversión al cristianismo es vista como un rechazo a la familia y a la tradición; se cree que enfada a los espíritus, además está ligado a la adoración de los ancestros e ídolos. Los cristianos son a menudo hostigados y desalojados de sus casas y aldeas. Se les niegan oportunidades de educación y empleo, y algunas veces son arrestados y forzados a negar su fe.

A pesar de las dificultades, Keo y su familia se niegan abandonar a Cristo, “Yo sabía que ser cristiano sería difícil y enfrentaría persecución”, dijo.

Convencidos del Poder de Dios

Keo y su familia llegaron a ser creyentes después de haber sido testigos del poder de la oración. El hijo de Keo, "Khamphuy", quien tenía 12 años en ese tiempo, había luchado con problemas de respiración por meses. Keo gastó todo su dinero en doctores espiritistas, quienes le decían que matara ciertos animales para expiar las malas obras que podrían haber causado la enfermedad del niño.

La cuñada de Keo, una mujer cristiana quien sabía de la enfermedad de Khamphuy, presentó a Keo un líder cristiano en su aldea. Desesperados por ayudar a su hijo, él y su esposa llevaron a Khamphuy a visitar al líder cristiano. Éste y otros creyentes locales pusieron sus manos sobre Khamphuy y oraron. A los pocos días, la condición de Khamphuy mejoró. Al ver la obra de Dios en la vida de hijo, Keo se interesó en el cristianismo y pronto aceptó a Jesús. “Nos quedamos allí [por una semana] y queríamos aprender más acerca de Dios”, dijo Keo, “Queríamos aprender cómo adorar a Dios, cantar canciones y leer la Biblia”.

Después de ser sanado, Khamphuy también llegó a ser cristiano. “Sé exactamente que Dios me ayudó”, dijo.

laos

En la foto: Cristianos oraron por el hijo de Keo y fue sanado.

Después de que toda su familia vino a Cristo, Keo sabía que ellos enfrentarían persecución. Los líderes en su aldea habían justo anunciado que cualquiera que se convirtiera al cristianismo sería desterrado.

“Tendremos persecución, pero tenemos que confiar en Dios”, dijo Keo a su esposa.  “No le tememos al hombre que pueda matar nuestro cuerpo, sino que debemos temer a aquel que puede matar nuestra alma”.

Las noticias de la conversión de la familia se propagaron a lo largo de la aldea. Casi 20 oficiales de la aldea vinculados con el Partido Comunista y el Frente Patriótico visitaron su casa, demandando que dejaran el cristianismo. Incluso prepararon un documento para que Keo firmase, señalando que él había renunciado a su fe.

“Tú sabes que esta religión es la religión del extranjero”, ellos le dijeron a Keo. “Ésta no es tu religión Lao”.

Keo y su esposa rehusaron firmar el documento. Después de testificar del poder de Dios en la sanidad de su hijo, ¿Cómo podrían negarlo a Él? . Dijo que sus parientes están lentamente aceptando la verdad del cristianismo, pero están temerosos de la persecución que ellos podrían enfrentar si aceptan a Cristo. Él les garantiza que el Dios de la Biblia estará con ellos.

“Antes, yo hacía muchas cosas para sacrificar a los espíritus malignos, pero los espíritus no nos ayudan”, Keo les contaba. “Los espíritus malignos sólo nos destruyen; destruyen nuestros cerdos, nuestros pollos y nuestro dinero. Si creemos en Dios, tendremos una ayuda poderosa. Cuando plantemos arroz o maíz, Dios nos bendecirá. Dios nos protegerá a nosotros y nuestras cosechas”.

Sirviendo en medio del peligro

Keo y su esposa están viendo la obra de Dios en la vida de las personas, mientras ellosactivamente comparten el Evangelio. Su hogar ahora es una casa-iglesia para las comunidades khmu, lahu y akha. Algunos creyentes caminan mucho cada domingo para asistir a los servicios. El interés en el cristianismo está creciendo silenciosamente. A principio de este año, Keo llevó a Cristo a más de 24 personas de distintos trasfondos.

Keo dijo que existen 60 aldeas khmu las más grandes en su distrito, con una población combinada de aproximadamente 50.000o personas. Él distribuye radios de onda corta proporcionadas por VDLM, para que las personas puedan escuchar programas cristianos en el idioma khmu. VDLM también ayuda a proporcionar entrenamiento ministerial y vocacional para líderes de iglesia en el área.

Los obreros de VDLM están preocupados por la seguridad de Keo, por lo que son cuidadosos en proveer ayuda no llamando mucho la atención. Un hombre laosiano con una pasión similar por Cristo, desapareció recientemente.

Keo continúa poniendo su confianza en el Señor y sabe que su futuro está en las manos de Dios.

“Por favor ore para que yo tenga una fe más fuerte y para seguir a Dios; además para saber cómo guiar a mi familia a caminar con Dios”, dijo él, “ore por las personas a mi alrededor para que conozcan a Dios a través de mi vida”.

laos2

En la foto: VDLM ha ayuda a Keo a extender las instalaciones para su creciente casa-iglesia y conectarla a una fuente local de electricidad

Publicar un comentario